Cómo hacer una consulta de tarot por teléfono eficaz

Muchas personas quedan insatisfechas después de llamar a un número de tarot telefónico. Lo comprendemos perfectamente. A veces tienen la mala suerte de hacer su consulta de tarot por teléfono a uno de esos gabinetes ficticios que sólo aspiran a engatusar al cliente. Otras veces, simplemente, son atendidos por tarotistas con poca experiencia leyendo el tarot o que no tienen talento para comunicar lo que acaban de ver en las cartas.

Pero otras veces el problema está en el planteamiento de la persona que llama. Es decir, muchas veces no sabemos qué queremos preguntar a las cartas o no hacemos las preguntas adecuadas. O, simplemente, no escuchamos lo que las cartas nos dicen. Aquí le ofrecemos unas pistas para saber cómo hacer una consulta de tarot por teléfono de la mejor manera posible.

Vísteme despacio que tengo prisa

Muchos clientes nos llaman con mucha prisa y quieren hacer su consulta de tarot por teléfono lo más corta y rápida posible. Es comprensible que, si estamos llamando a un número de teléfono de tarot económico, queramos gastar la menor cantidad de dinero posible. Pero hay que pensar que las prisas no son buenas consejeras, sobre todo cuando hablamos de desvelar los problemas que rodean a una persona.

Tenga en cuenta que con esta llamada estamos intentando resolver cuestiones de importancia para usted; si no, no nos hubiera llamado. Es importante dar al tarotista la información necesaria para comprender bien el problema que se le presenta. Hay que tener paciencia para escuchar la lectura y el análisis de la tirada de cartas.

A veces estamos más pendientes de cuánto está durando la llamada que de las informaciones que nos está dando el tarotista. Y eso es un claro error. Debemos poner los cinco sentidos en la lectura de las cartas y en las palabras del vidente; al fin y al cabo, para eso hemos llamado, ¿no? Es más, conviene plantear las dudas que nos surjan en ese momento. Asñi sacaremos de verdad todo el partido a nuestro dinero.

En su próxima consulta de tarot por teléfono recuerde tomarse su tiempo para formular las preguntas con calma. Asegúrese de que el tarotista ha entendido cuáles son sus dudas o problemas. Y, sobre todo, para escuchar con atención y un espíritu abierto la respuesta que usted le ha solicitado.

Una consulta de tarot por teléfono… ¿para consultar qué?

Otro de los problemas habituales que encontramos en nuestro gabinete telefónico de tarot es que la persona que nos llama no tiene muy claro lo que quiere preguntarnos. A veces llamamos en un estado de nerviosismo o excitación que no ayuda en absoluto a transmitirle al tarotista nuestras dudas o preguntas.

Con frecuencia el propio interesado plantea preguntas muy generales, del tipo “¿qué me espera en el próximo año?” o “¿por qué no encuentro el amor verdadero?”. Otras veces las preguntas no van bien encaminadas, porque la persona no se atreve a formularlas directamente o, simplemente, no se da cuenta de que la pregunta que nos hace en realidad enmascara otra duda más profunda.

Los tarotistas con talento saben reconducir estas preguntas vagas o desencaminadas para hacerlas más concretas o precisas. Es, digamos, parte de su tarea. No obstante, es mejor llamarnos en un momento de serenidad, cómodamente instalado o instalada. Tómese su tiempo para pensar en usted y sus problemas desde una perspectiva general. Piense que va a explicar su caso a alguien que no lo conoce en absoluto.

Más vale lápiz corto que cabeza larga

Una idea que puede serle de ayuda en el momento de hacer una consulta de tarot por teléfono es recurrir al lápiz y el papel. Antes de hacer la llamada puede hacer una lista con las preguntas, las dudas o los problemas que quiera plantearnos. Así podrá comprobar si alguno se repite o si están centrados en un mismo tema.

También puede usar el lápiz y el papel para anotar las ideas más importantes que le va dando el tarotista a lo largo de su consulta. No se trata tanto de apuntar qué cartas han salido y detalles parecidos; recuerde que es más importante la lectura de las cartas que la tirada en sí. Más bien, apunte aquello que le parece importante para que el tarotista se lo explique con más detenimiento.

En resumen, antes de hacer una consulta del tarot conviene prepararse un poco. Estar en calma, revisar bien en nuestro interior para tener claras nuestras dudas y cómo queremos plantearlas. Tomar nota puede ser útil para eso. También debemos estar dispuestos a escuchar lo que nos digan: a veces, tras una información que parece incorrecta o incomprensible se esconde una gran verdad…