Los distintos tipos de tiradas de tarot

En otras partes de nuestro blog ya hemos hablado de la historia del tarot, cómo funciona y cómo extraerle todo el jugo a una consulta, así como de los varios mazos de cartas que pueden utilizarse. Hoy vamos a profundizar en los distintos tipos de tiradas de tarot que existen.

Antes de entrar en el meollo del asunto es necesario aclarar que cualquier tipo de tirada puede ser válida, y que la elección depende mucho del tarotista, pero también del tipo de pregunta que queramos plantear a las cartas. En todo caso, es recomendable dejarse guiar por la experiencia o la intuición del vidente que está atendiendo nuestra consulta.

Sea cual sea el tipo de tirada que vayamos a emplear, las cartas pueden aparecer en su posición natural (mirando “hacia arriba”) o en sentido contrario (mirando “hacia abajo”). El significado de este hecho no es unívoco, ya que puede tener varias lecturas. De nuevo, lo más recomendable es dejarse guiar por la interpretación del tarotista.

Tiradas sencillas: tres, dos, sí o no, presente-pasado-futuro, simple, Clementine

Algunos tipos de tiradas de tarot van encaminados a solventar consultas muy concretas; a veces incluso la respuesta que se busca es un sí o un no. En esos casos suelen hacerse tiradas sencillas como estas.

Existen variaciones, pero en general se colocan las cartas de izquierda a derecha, representando respectivamente pasado, presente y futuro; a veces se añade una cuarta sumando los números de las anteriores, y otras veces se usan cinco cartas.

En el caso de la tirada de dos lo que se examina es la situación del consultante con la primera carta, y la respuesta a su pregunta en la segunda (sólo se emplean arcanos mayores). El planteamiento también puede ser sincrónico y no diacrónico, buscando los pros, los contras y la síntesis.

En el caso de “sí o no” se emplea un número impar de cartas y, bien se colocan en zigzag y se cuenta el número de arcanos invertidos, bien nos quedamos con una sola carta (el tarotista sabe cuáles responden sí y cuáles no).

Tiradas en forma: cruz celta, simple, Péladan, tríada, pirámide mayor, invertida…

En torno a la cruz y a la pirámide se aglutinan numerosos tipos de tiradas de tarot más o menos complejas. Se pueden emplear desde 5 o 6 cartas hasta 21 para crear cruces más complejas o pirámides de más pisos. Por supuesto, a mayor complejidad en la tirada, también en la respuesta.

En este tipo de tiradas, el significado de cada carta viene predefinido por su situación en el esquema y modificado por su posición (boca arriba o boca abajo). Los tarotistas avezados sabrán elegir la más conveniente en función de la pregunta del consultante.

Las cruces suelen emplearse para resolver problemas analizando sus orígenes, su estado actual, las oposiciones y ventajas que tiene el consultante y las esperanzas y temores relacionados con la solución. También ayuda a examinar el mundo interior y exterior del consultante.

En las pirámides podemos identificar un problema vago y sus causas, así como posibles soluciones o caminos alternativos para resolverlos; la invertida (el consultante elige un arcano mayor y su situación dicta el resultado) ofrece solamente respuestas cerradas (sí/no).

Tiradas complejas: hexagrama, 7 cartas, 21 arcanos, rueda astrológica

Hemos dejado para el final los tipos tiradas de tarot más complejos, empezando por el hexagrama o Estrella de Salomón, en la que cada carta (que forman una estrella de David con una carta en medio) tiene un sentido preciso.

Las 7 cartas sirven para responder un problema específico. El consultante elige la suya por indicación del tarotista, según la naturaleza de su problema. En la tirada (en forma de U horizontal) las cartas se analizan por parejas, y la central nos habla de la síntesis o solución.

Los 21 arcanos es una tirada muy compleja, ideal para preguntas abiertas o acerca de nuevos ciclos. Las cartas se ubican en tres filas (representando los tiempos) y siete columnas (hablando de varios aspectos de la vida como el entorno, las expectativas, los temores…).

La rueda astrológica (o Gran Juego, o tirada en casa), quizás la más alta de todas, asocia tarot y horóscopo. Doce cartas (siempre arcanos mayores) se colocan en círculo y se asocian a signos zodiacales y a diversos aspectos vitales. Los significados se multiplican.

Otras tipos de tiradas de tarot: rápida, nombre, espejo

  • La tirada rápida es excepcional; es muy sencilla, pero se usa solamente para cuestiones fundamentales. Sólo arcanos mayores, dos filas de tres cartas, la de arriba sobre el futuro próximo y la de abajo sobre el más remoto. Algunas además indican favores y otras, obstáculos.
  • La tirada del nombre permite profundizar en la personalidad de una persona extrayendo tantas cartas como letras tiene su nombre.
  • La tirada del espejo. El consultante elige un arcano mayor, y nueve cartas dispuestas en cuadrado de forma específica le irán ilustrando acerca de distintos aspectos de su devenir personal.