Lectura del tarot online

Ya hemos escrito alguna vez que una buena consulta del tarot depende tanto del tarotista como del cliente; de la relación de mayor o menor confianza que consigan entablar entre ambos y de lo clara que tenga las dudas que quiere plantear la persona que nos llama. Pero en una lectura del tarot online, algunos de los talentos del tarotista son decisivos. ¿Quiere saber cuáles?

806 313 442

El precio máximo por minuto de esta llamada es de 91 céntimos de euro si llama desde un teléfono fijo y de 1 euro y 27 céntimos de euro si llama desde un teléfono móvil, impuestos incluidos. Este servicio para adultos reservado a mayores de 18 años está prestado por SOLAIKA SRL. APARTADO DE CORREOS 57204. 28223 MADRID

Tarot con tarjeta de crédito: 931.220.939 – sólo 50 céntimos por minuto!

lectura del tarot online

Los tres secretos de la lectura del tarot online

Formación. De nada sirve todo lo demás si la persona que nos atiende en un gabinete de cartomancia no está perfectamente familiarizada con el tarot, sus orígenes y su desarrollo, las diversas aplicaciones que tiene, los distintos tipos de mazos y de tiradas que existen… Desgraciadamente, hay muchas líneas de tarot en las que esta formación brilla por su ausencia. Por fortuna, se nota enseguida.

Sensibilidad. Un servicio personal como el tarot exige del tarotista no sólo la intuición necesaria para extraer a la tirada de cartas todo su jugo, sino también cierto don de gentes. No vale cualquiera. El tarot barato del amor, por ejemplo, es un servicio especialmente delicado, porque muchas personas nos llaman en un estado de gran nerviosismo que es necesario saber reconducir para poder sacar algo en claro de la consulta.

Experiencia. Los dos talentos anteriores sirven de poco si no saben conducirse; en manos inexpertas, pueden llevar incluso al desastre. Lo sabemos tan bien, que elegimos para nuestra lectura del tarot online personas que han pasado largos años echando las cartas. No hay otra forma de adquirir este “toque”, los atajos son en realidad engañosos, bien para el cliente, bien para el propio tarotista.